martes, 27 de junio de 2017

Nací para volar, pero no pude hacerlo.



Imagen microscópica de la garra del bebé pájaro incluido en ámbar.
                                                                 

viernes, 20 de enero de 2017

viernes, 18 de noviembre de 2016

El llanto de los dinosaurios.




Entre teorías y teóricos.


El notable Sir Richard Owen en 1842, les puso por nombre dinosaurios (Lagartos Terribles) a un singular grupo de especies de reptiles extintos, se conocen algunos tan pequeños como lagartijas, hasta los más grandes monstruos marinos y terrestres, como el famoso Tiranosaurio Rex, eran ovíparos, y entre ellos habían bípedos y cuadrúpedos, algunos con medidas extraordinarias de hasta 35 metros o mas, se conocen unos 280 tipos o géneros, la mitad de esta lista está apenas representado por un espécimen y unos 10 de estos se le conocen al menos 40 representantes y muy pocos se han encontrado completos, el sensacionalismo noticioso los ha hecho ver como si se hubieran descubierto grandes cantidades de fósiles de estos animales, pero no es así. 

El razonamiento más antiguo que se conoce sobre los orígenes de la vida en la tierra, es que todos los seres vivos aparecieron de forma repentina, como especies únicas y diferentes los unos de otros, sin antecesores así como lo plantea el propio registro en el "llamativo" periodo Cámbrico y que las plantas, animales, dinosaurios, y humanos, fueron todos contemporáneos, y al no encontrarse ningún fósil que plantee un cambio gradual de la especie cuando estuvo viva, o en "estado transicional"como muchas veces se ha divulgado, entonces el registro fósil tal como se muestra respalda la idea de una aparición abrupta de la vida, sin embargo la ciencia propone que los estratos terrestres se fueron formando, a razón de 1.6 cm por año a esto lo llaman uniformismo, que el periodo Cámbrico es el primer estrato con fósiles, que se depositó hace 570 millones de años* y que a su vez los dinosaurios existieron hace 130 a 70 millones de años* en el llamado periodo Jurásico; y que los humanos aparecieron hace 1 a 3 millones de años* en la denominada era Cenozoica, en los periodos más tempranos de tabla geocronológica.



Huevos fósiles dinosaurio Guangdong
China con embriones en su interior.

Los primeros, apoyados en las evidencias geológicas y paleontológicas actuales, sostienen que los estratos fosilíferos se formaron rápidamente, durante los cataclismos que acompañaron y siguieron a una destrucción con características  terribles que comprometieron todo el planeta, y que las especies no surgieron gradualmente, sino por una aparición súbita de la vida y totalmente formadas. Steven J. Gould, Natural History, Mayo 1977, p. 14.
La evidencia muestra que el depósito lento y gradual de sedimento, propicia la putrefacción y pulverización de los restos orgánicos y que sólo el depósito a grande presión, de una pesada capa sedimentaria una sobre otra, pudo sepultar rápidamente a las plantas y animales, que sólo en esa ocasión se fosilizaron, y hasta en un 99%, de las especies se extinguieron.





Muchos animales marinos fueron transportados y depositados en grandes bancos de arena, en varios estratos, y hasta en cuevas de altas montañas; y de acuerdo con esa mega destrucción, los animales y las plantas, fueron desarraigados, arrastrados, concentrados, y sepultados subsecuentemente en otros estratos y pocas veces las aves, simios, o humanos, fueron sepultados, aunque se ha descubierto una cantidad importante de este tipo de fósiles en algunos lugares como China y Brasil.
Sin embargo y contrario al pensamiento común se han conservado fosilizadas huellas de pies humanos y de dinosaurios en estratos donde no deberían estar, también pictografías catalogadas como "prehistóricas" con las figuras de estos animales, tema que no discutiré en este artículo.
La extinción no es evolución, aunque la corriente teórica exhibe las enormes osamentas de dinosaurios como "evidencia" de evolución, ni en los miles de millones de fósiles aún sepultados, ni en los 200 millones de fósiles, de 250,000 especies diferentes (actuales y extintas), presentes en los museos, hay formas transicionales, o "eslabones perdidos".


Dra. Mary Schweizer.
La revista Science del 13 de abril, 2007, publicó que la Dra. Mary H. Schweizer (1) paleontóloga de la Universidad de Carolina del Norte USA encontró un hueso fosilizado de tiranosaurio rex con médula ósea, vasos sanguíneos y células íntegras, por lo que se pudo analizar la secuencia de aminoácidos de sus proteínas, ahora basados en estos análisis está la posibilidad que estas formidables bestias en vida tuviera los millones de años que se le aplican.   




Hueso fósil de un Tiranosaurio Rex analizado por
la Dra. Schweirzer, logrando un increíble hallazgo
por parte de la ciencia, lo que abre una nueva forma de ver a los dinosaurios. 




" Un gran número de anfibios y reptiles dejaron sus huellas fosilizadas en estratos inferiores, como el periodo Triásico, pero quedaron fosilizados en los periodos Cretácico y Jurásico, esto nos lleva a pensar la rápida secuencia de los depósitos de los estratos fosilíferos. " L. Brand y J Florence, Origins vol 9 N0. 2 1982 pág. 71.
Por otra parte ninguno de todos los tipos de dinosaurios ya sean marinos, terrestres, herbívoros o carnívoros, se les puede considerar formas transicionales entre una especie y otra, el paleontólogo Heribert Nilsson de la Universidad de Lund en Suecia, tras estudiar 40 años fósiles de plantas y animales afirmó que las formas transicionales mas comúnmente llamadas eslabones perdidos ya no se encontraran jamás.    

La conclusión de los mas famosos paleontólogos como Colin Patterson, David Raup y Niles Eldredge, que prácticamente han dedicado toda su vida a los análisis, clasificación y conservación del 50% de los millones de fósiles resguardados en museos, es que en los especímenes no existen las transiciones indispensables para sustentar que alguna vez hubo algún pretendido proceso al que se le llama evolución.   


Reconstrucción del esqueleto de Austroraptor
Museo Argentino de Ciencias Naturales.

Edward D. Cope es conocido por la llamada "Ley de Cope" que afirma que "todo evoluciona haciéndose no solo más complicado, sino más grande"; pero la realidad es que los humanos y animales actuales, suelen ser más pequeños que sus antecesores de la misma especie, fijémonos en el tigre moderno es más pequeño que el tigre dientes de sable, de la "era del hielo". Los dinosaurios, mamuts peludos, y mastodontes imperiales, anteriores al cataclismo global, y la subsecuente edad de hielo que los preservó congelados, eran mucho más grandes que los elefantes actuales; y hay evidencias de que antes de que se perdiera la capa de vapor que protegía de las radiaciones solares ultravioletas, los humanos vivían mucho más.



La evidencia indica que la extinción de los dinosaurios fue causada, no por un meteoro con efectos regionales como se ha teorizado, sino por una catástrofe con alcances globales, una destrucción planetaria sin precedentes en la historia de la tierra cuya información la encontramos en parte en el registro fósil y en la historia geológica del planeta, pero actualmente todavía existen animales muy similares a los dinosaurios: Los caimanes, cocodrilos, lagartos, iguanas, y el dragón de Komodo (descubierto en 1912). "Los cocodrilos del Nilo y los caimanes de Norteamérica, del grupo de reptiles conocidos como cocodrilianos de nariz ancha, son fósiles vivientes, en el sentido de que se asemejan, en la forma y aspecto de sus cuerpos y cabezas, a formas de vida ancestral como los dinosaurios." Ernst Myer, Living Fossils (1984), p. 10)

Y la clasificación quien la controla.

A primera impresión se pensaría que estas declaraciones vienen del lado contrario de la línea gradualista, pero no es así, viene de algunos que no han pensado ni en sueños abandonar el credo evolucionista ideado por Darwin, pero que se les han presentado problemas casi sin solución, se ha propuesto que existen unas mil especies de dinosaurios, pero será realmente así, y si fueran mucho menos?
John Horner, un reconocido cazador de dinos, cree que la clasificación de estos animales es un verdadero caos y se ha propuesto corregir lo que él cree que no es así. Según Science Magazine a Horner le preocupa que con casi mil tipos de dinosaurios "registrados" y con alguna "nueva" especie nombrada en algún parte del planeta casi todos los meses del año, muchos de estos descubrimientos en realidad corresponden a duplicados de dinos ya catalogados en los libros.
Otro paleontólogo Michael J. Benton, pone el dedo en la llaga al decir que más de la mitad de los dinosaurios ya etiquetados como tales en los libros están mal clasificados.
Horner piensa que parte del problema, es que los "expertos" se muestran muy apresurados en descubrir y catalogar "nuevos" dinosaurios.
Nombrar una nueva especie de estas formidables bestias hace famoso a cualquiera, como resultado los cazadores de fósiles se inclinan en las diferencias en lugar de las semejanzas, "pero los paleontólogos ya se están dando cuenta de que los huesos de un dinosaurio adulto pueden ser muy diferentes de los de un espécimen joven de la misma especie, y los teóricos pueden ser inducidos fácilmente a equivocarse, creyendo que se trata de dos especies sin relación entre la una y la otra" Horner ha propuesto un "marco unificado de referencia" a sus colegas paleontólogos para intentar refrenar estos problemas.

La clasificación siempre va a constituir una problemática constante y no solamente con los dinosaurios, sino con todos los organismos, tener claro donde marcar la línea entre las especies es una complicación enorme, porque quién puede saber de la morfología de los antiguas formas de vida convertidas en roca tal como eran en vida.
Tal vez estamos todos equivocados y solo existen dos grandes grupos de dinosaurios: los grandes y los chicos, o cuadrúpedos y bípedos nadie tiene una verdad suprema.     

El show de las plumas.
Lo interesante de este argumento es que proviene de las mismas filas que apoyan el teórico pensamiento de que las aves son resultado de una evolución a partir de cierto tipo de dinosaurios.
En una publicación de la revista Journal of Morphology  que fue financiado por la National Science Foundation, según lo que el propio artículo manifestaba, igualmente el reportaje apareció en PhysOrg y en Science News, esta declaración no se originó en la vereda del frente como cualquiera pensaría, sino de aquellos directamente vinculados con la ciencia convencional, fueron periodistas científicos que describen investigaciones en la Universidad Estatal de Oregón (OSU) que arrojan serias dudas acerca de la teoría en boga de que las aves descienden de los dinosaurios terópodos.
El argumento principal es que los huesos de sus patas y sus pulmones son demasiado diferentes, el reportaje que apareció en Science Daily Presenta un esqueleto que exhibe como el fémur fijo esta imbricado en el sistema pulmonar de las aves, las aves utilizan más oxigeno que los mamíferos, sus pulmones de flujo a través colapsarían si el fémur se moviese como lo hace en los mamíferos, reptiles y dinosaurios.

El famoso velociraptor fue la primera víctima de los expertos al quitarle las escamas y agregarles plumas.



Raptor sin plumas.
Raptor con plumas.


"Es realmente extraño que nadie se diese cuenta de esto antes", dice Devon Quickr Profesor de zoología en la OSU, refiriéndose al vínculo del fémur con el pulmón aviario, porque "La posición del fémur y de los músculos en las aves es crucial para su función pulmonar, lo que a su vez les da suficiente capacidad pulmonar para el vuelo"






También John Ruben se confesó igualmente sorprendido y claro que es sorprendente que después de décadas de estudio sobre las aves y su vuelo, todavía no comprendiésemos un aspecto fundamental de la biología de las aves.
 El citado artículo comenzaba así: "Las conclusiones añaden a otra evolución de las pruebas que pueden finalmente forzar a muchos paleontólogos a reconsiderar su secular creencia de que las aves son los descendientes directos de antiguos dinosaurios carnívoros"
" Un asunto clave es que en el registro fósil se encuentran aves con anterioridad a los dinosaurios de los que se supone descienden", dice el profesor Ruben  este es un problema bastante grave, y hay otras incongruencias en la teorías de la procedencia de las aves a partir de los dinosaurios. "Pero una de las razones primordiales por la que muchos científicos siguen señalando a las aves como procedentes de los dinosaurios es la semejanza en sus pulmones" continúa Ruben. "Sin embargo los dinosaurios terópodos tenían los fémures móviles, y por eso no pudieron tener un pulmón que funcionase como el de las aves, su saco aéreo abdominal, si es que lo tenían, se hubiera colapsado, esto crea un problema evidente a la teoría dinoave "No sucedió que a un velociraptor de repente le brotasen plumas en algún momento y que emprendiera el vuelo hacia el ocaso" dice Ruben. Estos profesores de la OSU obviamente no abandonan su creencia en la evolución a pesar  sus declaraciones, dicen que las aves y los dinosaurios "podrían" haber tenido un antecesor común más distante.
"sencillamente, parece bastante claro por ahora que las aves estuvieron "evolucionando" siempre por su cuenta y que no descendieron directamente de los dinosaurios terópodos, que vivieron muchos millones años después".

La Universidad Estatal de Oregón ha estado a la cabeza del desafío al planteamiento:


"La investigación en la OSU acerca de la biología y fisiología de las aves ha estado entre las primeras de la nación en comenzar a cuestionar la conexión dinosaurios-aves desde la década de 1900".
Parte de esta publicación originalmente en - Creation Evolution Headlines Birds Didn’t Evolve from Dinosaurs – 06-09-2009.

Sangre caliente o fría he allí la cuestión.

Pareciera que esto no es tan relevante ya que es poco o nada lo que se sabe de ellos, pero otra discusión propuesta por los expertos desde los primeros descubrimientos de fósiles de dinosaurios, es la que desde muchos años está en la palestra, es si los dinosaurios tenían sangre caliente o fría, bueno ni lo uno ni lo otro, un nuevo estudio por parte de la ciencia da a entender que estos formidables animales del pasado tenían "una temperatura intermedia" así los teóricos creen poner punto final al debate.
Según el estudio los dinosaurios no tenían sangre fría como los reptiles actuales, ni la sangre caliente como los mamíferos y pájaros tal como los conocemos hoy, así se lee en un artículo de la Revista Science estos animales extraordinarios tenían una temperatura intermedia, tras los análisis de los anillos de crecimiento anuales de los huesos fosilizados de algunos especímenes, así como la "evolución" de su tamaño desde el nacimiento hasta la edad adulta. Los investigadores de la Universidad de Nuevo México dirigidos por el biólogo John Grady, compararon resultados en una base de datos sobre 400 animales muertos y vivos.

Esa fue la fórmula para llegar a la conclusión de que los dinosaurios, animales extintos hace 65 millones de años* así como los presenta la teórica idea, se encuentran en una categoría intermedia de temperatura corporal, entre los reptiles, los cuales generan su temperatura por medios de intercambio con su ecosistema y las especies como los mamíferos y aves tienen mecanismos internos, así los dinosaurios estarían cercanos a especies como los atunes, algunos tiburones y tortugas". También los expertos han considerado que los dinosaurios al tener un metabolismo "intermedio" tuvieron la capacidad para convertirse en grandes bestias e imponerse en el ecosistema que los rodeaba, ya que no necesitaban comer tanto como los mamíferos para mantener su temperatura.
Pero no, nadie lo sabe y con estos "estudios" que no dejan de ser supuestos de lo que podría haber sido la realidad, lo cierto es que los dinosaurios darán que hablar por mucho, mucho tiempo y las teorías seguirán alrededor de ellos.


Y..... como desaparecieron o no desaparecieron...?


Hasta el día de hoy constituye un verdadero enigma, en especial para el sector científico que tiene mas dudas que respuestas para este tema y continuando con las teorías sobre estos gigantes desaparecidos, hay una buena cantidad sobre su extinción, que pasó con los dinosaurios, y como no se sabe mucho o mas bien casi nada, ideas por parte de la ciencia no faltan para tratar de dar con la verdad sobre la desaparición de estas formidables bestias y que dicho sea de paso solo los afectó a ellos, sin embargo "misteriosamente" muchos de los animales contemporáneos no corrieron con la misma suerte y escaparon con vida y la muerte solo se ensaño con ellos, continuando con lo que venimos tratando, algunas bastante cuerdas y otras muy cercanas a la fantasía y que rayan en la extravagancia que cuesta y mucho pensar que provienen de la ciencia y que obviamente ni siquiera las vamos a tratar.




Imagen con la ubicación del famoso cráter de Yucatán.

A lo menos unas cinco conjeturas son las que mas se citan toda vez que se habla de la muerte de los dinosaurios aunque hay sobre 50 hipótesis, entre ellas la mas nombrada es el supuesto planteado por  Luis Álvarez, su hijo Walter y su equipo de asistentes, que un meteorito al caer sobre el planeta hace 65 millones de años* en México mas precisamente en la península de Yucatán fue lo que causó la muerte de los dinosaurios, a continuación un listado de las teorías y un breve desarrollo de la propuesta del Dr. Álvarez. 



A - Desplazamientos de las capas tectónicas
B - Erupciones volcánicas
C - Ladrones de huevos
D - Acción del efecto invernadero
E - Cambio climático


Estas cuentan con un poco de coherencia, pero junto con un número significativo de teorías igualmente han sido desechadas, sin embargo se ha sostenido en el tiempo y prevalecido la hipótesis de Álvarez y compañía, porque?
según mi forma de pensar es muy simple porque es del gusto de los teóricos, que aunque como las otras nunca fue comprobada, es muy atrayente traer un elemento extraterrestre para dar solución a lo que no se logró por medios terrestres.
Estos animales increíbles, amigos de grandes y de chicos hacen alucinar a cualquiera y eso es lo que ha ocurrido por muchos años, es el motivo de tantas "soluciones" sobre la desaparición de los dinos, estos cuadrúpedos y bípedos vivieron en la llamada era Mesozoica la que tiene tres etapas geológicas el Triásico con una duración de 245 a 208 ma*, el Jurásico de 208 a 144 ma* y el Cretácico de 144 a 65 ma*.



Supuesto artístico de la
 extinción de los dinosaurios
por un meteorito, un bípedo

corre por su vida.

Aquí es donde los expertos suponen que el planeta sufrió cambios significativos como la separación de los continentes el clima se enfrió y se transformó la vegetación entre otros sucesos y a raíz de esto fue imposible que los dinos permanecieran sobre la tierra, pero los entendidos en la materia opinan que todo lo expuesto no fue suficiente para hacerlos desaparecer en un abrir y cerrar de ojos geológicos, tenía que haber algo mas, algo impensado un poderoso proyectil proveniente del espacio exterior que terminó su viaje eligiendo el planeta tierra justo en la época de esplendor de los dinosaurios como especie dominante, que aunque borró de la faz del mundo a estas grandes bestias no consiguió extinguir a un sin número de animales que convivían con ellos, miles  y cientos de ellos tan diminutos como una lagartija.    





La ciencia se la juega por la hipótesis de Álvarez y Álvarez.


Luis y Walter Álvarez , padre e hijo fueron los que propusieron la teórica idea de que un meteorito acabó con la vida de los dinosaurios, este planteamiento se hizo cuando los científicos mencionados y sus colaboradores observaron que las capas geológicas del periodo Cretácico tenían una alta concentración de iridio, este mineral casi no se encuentra en el planeta y claro los meteoritos si lo tienen y como la caída del elemento es justo en el periodo de apogeo de las grandes bestias todo parece "coincidir" hasta podríamos pensar que el meteorito venía programado para tan increíble destrucción y claro por que no, entre tantas suposiciones una mas no tendría nada de raro porque el meteorito en su programa de devastación solo tenía contemplado borrar del planeta solamente a los "dinosaurios no avianos". 

Fue en 1990 cuando se descubrió un lugar en el mundo que contaba con mucha cantidad del raro mineral y como era de esperar allí se encontraba el cráter que había dejado el visitante extranjero, testigo de la colisión, es allí donde México y la Península de Yucatán pasan a la historia, según las estimaciones el cráter debe tener entre 180 y 200 kilómetros de diámetro, una teoría lleva a otra teoría, dicen también del terrible impacto que el asteroide o cometa o meteorito tenía unas medidas de diez kilómetros de largo y que pulverizó la costa de Yucatán a la velocidad de 75.000 kilómetros por hora, aquí se origina el impacto K/T sigla tomada del alemán Kreide (Cretácico) y Tertiar (Terciario) se hipotiza que los resultados fueron devastadores y el 76% de la especies de ese tiempo desaparecieron incluyendo a los pobres dinosaurios además de los grandes reptiles marinos y  los populares amonites, entonces aparecen como en un pestañeo los mamíferos para ocupar sus lugares, pero la teoría no termina aquí, porque los dinos no murieron para siempre, antes de la colisión habían cambiado su vestimenta de escamas y la reemplazaron por una de plumas para emprender el vuelo y dicen que por allí andan.

Volvamos a nuestro tiempo y como la hipótesis de los Álvarez presenta serias anomalías, ahora otros científicos para darle un apoyo proponen que la destrucción masiva del Cretácico - Terciario fue gradual a su vez en el año 2002 surgió otra teoría que no fue uno sino dos meteoritos los que acabaron con los animalitos en cuestión, esto cuando se descubrió el cráter de Boltysh en Ukrania, también el paleontólogo Robert Bakker uno de los serios críticos de la teoría de los Álvarez dice que hasta las ranas hubieran desaparecido, pero estas sobrevivieron nadie sabe como, y la que le provoca mas problemas a la teoría es Gerta Keller de la Universidad de Princeton ante un estudio de las rocas del Chicxulub, deduce que el impacto del misil extraterrestre se originó unos 300. 000 años* antes de la extinción por lo que el meteorito no puede ser el causante de tamaña destrucción, dice la experta.  También circula la segunda parte de esta imaginativa propuesta, dicen que un Tsunami de varios metros (no se sabe la altura) que siguió al impacto en "aguas distantes" fue lo que en definitiva terminó con la existencia de los vilipendiados dinosaurios.
Habíamos dicho que la presentación de esta hipótesis era muy atrayente tanto que casi convence, a otros obviamente, no a mi, y al final quedamos donde comenzamos nunca se supo como aparecieron en la tierra tampoco se supo como desaparecieron, los científicos seguirán teorizando y no les importará lanzarse dardos entre ellos mismos para adjudicarse alguna primicia sobre estos actores principales, mientras tanto los enigmáticos dinosaurios seguirán dando que hablar y tal vez algún día entre teorías y teóricos además de engaños se descubra la verdad. 


* El autor no concuerda con las fechas necesariamente.

Fossil Adventure.